Puig de Na Fàtima.-10 de Marzo de 2013




Descripción de la excursión:


Desde Palma en dirección a Valldemossa, en lugar denominado “s´Estret”, a la derecha de la carretera se levanta el “Puig de Na Fàtima”, se trata de la primera gran elevación montañosa que encontramos en dirección al pueblo.

Una corta excursión, no llega a los 8 km de recorrido, circular, pero que nos deleita con sus extraordinarias vistas sobre Palma y su bahía por la cara sur, pero no por su corta durada está exenta de dureza en algunos tramos; lo mas duro se encuentra en los últimos doscientos metros de desnivel, tanto en el ascenso como en el descenso, debido a las inclinadas pendientes de las dos laderas que dan acceso a la cima.
Comenzaremos la excursión en el lugar denominado s´Estret, lugar donde podemos aparcar el vehÍculo en una bifurcación a la izquierda, donde se inicia el “Camí de son Brondo”. Desde aquí andaremos por el asfalto de la carretera que conduce a Valldemossa hasta encontrar un desvío a mano derecha; se trata del camino asfaltado que conduce a “Pastoritx”, vamos a caminar por este tramo asfaltado durante algo mas de un kilómetro en suave subida. Primero pasamos cerca de las casas de “Son Morro”, dejando el desvío que conducen a las mismas a mano derecha, justo iniciado el camino; más adelante encontramos unas rejas de hierro que nos dan acceso a la finca de “Pastoritx” dejando a mano derecha la pista cimentada que conduce a “ses Esteles”.

Después de un par de curvas por la falda de “Na Fàtima”, llegamos a un collado, antes de iniciar el descenso hacia las casas de “Pastorix” deberemos salir del camino asfaltado e iniciar la subida a la falda de la montaña por el interior de un olivar con pequeños bancales.

Este desvío lo podremos distinguir, primero porque debemos tomarlo justo en el collado antes de iniciar el descenso hacia las casas de “Pastoritx” que se divisan claramente por primera vez desde que iniciamos la andadura, y porque la pared que llevábamos a la derecha finaliza justo donde está la entrada a una especie de pista que atraviesa el olivar en dirección sur.

A medida que atravesamos el campo de olivos, andaremos hasta ver a nuestra izquierda una "rossaguera". Si levantamos la vista observaremos al fondo un estrecho, que sube hacia la izquierda. El camino es muy malo, abrupto y delizante. Andaremos hasta llegar a la pared de color rojizo. En este punto, giraremos a la izquierda y seguiremos subiendo, en este punto veremos alguna excasa "fita", subiremos pegados a la pared hasta llegar al “pas des Ases”.

Para buscar el paso andaremos en dirección suroeste y en ascenso, sin camino ni “fites” que nos guíen, por un terreno muy escarpado hasta llegar a los pies del acantilado, justo encima esta la pared que se tiene que salvar.

El punto por donde debemos acceder a la pared es donde esta forma un gran escalón para salvar una roca, si nos dirigimos a este punto al llegar al roquedal que la soporta veremos que hacia la izquierda sale una estrecha cornisa en ascenso que nos sitúa junto a la pared. Este es “es pas des Ases”, justo en el collado del mismo nombre.

Caminaremos unos pasos sobre la pared divisoria, para descender al otro lado y comenzar el ascenso, siempre arrimados al muro. Algunos hitos nos indicarán el mejor trayecto, poco a poco ganamos altura e inclinación, por terreno escarpado.

Dejamos la pared y seguimos por la arista ahora arrimados al vacío del acantilado, pudiendo contemplar parte del camino realizado y el valle de “Pastoritx”.

A medida que vamos ascendiendo vemos con mas claridad lo que es la cima de “Na Fàtima”, también podemos ver el espolón que hay que superar para acceder a la misma. Al llegar a la base vemos que se trata de una masa rocosa bastante lisa, vertical y de unos diez metros de altura. Para salvarla, el tramo menos complicado es una canal situada a la derecha del espolón, donde hay una gran mata que oculta el inicio de la trepada; otra alternativa sería retroceder unos metros en descenso y dar la vuelta a la cima por su vertiente sur, para luego encarar una ancha cornisa que nos situaría sobre este espolón y a pocos metros del hito que corona la cima.

Salvamos la gran mata y comenzamos a ascender verticalmente y con buenas presas, tan solo debemos asegurarnos que no se trate de rocas sueltas; en cinco o seis pasos salvamos la gran muralla de roca y una vez en la parte superior podemos ver el monolito de piedras que corona la cúspide de “na Fàtima”.

El descenso lo realizamos por la vertiente opuesta a la subida, hacia el suroeste, encarando “s´Estret”, para girar posteriormente hacia las casas de “ses Esteles”, una vez hayamos descendido la mitad de las empinadas rampas.

El terreno es muy pronunciado, debiendo salvar varios obstáculos rocosos y árboles caídos, pero está bien señalizado por hitos. En pocos minutos nos situaremos al comienzo de un encinar. Aquí debemos abandonar el descenso por la arista dando un giro de noventa grados y buscar un estrecho sendero que desciende por el interior del bosque. Este sendero se pierde y se encuentra con suma facilidad, de vez en cuando alguna “fita” y puntos rojos y azules, nos indica hacia donde hay que ir, a medida que bajamos iremos viendo las casas de Son Morro, las cuales hemos pasado en la subida.

Al final del encinar encontraremos una fueste, cuyo riachuelo nos conduce a un safareig, a partir de aquí seguiremos el camino hacia el torrente que va paralelo a la carretera de Valldemosa a Palma, hasta llegar a un punto en el que lo cruzaremos por su parte de pared baja. Tan solo nos quedará trepar por ella hasta, con mucho cuidado, poner pie final en el asfalto, junto a "s'estret" donde hemos dejado los coches.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te gusta la entrada deja tu comentario.

 
ir arriba